lunes, 16 de abril de 2007

El Tedi


Ayer tarde recibí por correo electrónico esta foto tomada el Viernes de Dolores trás el reparto de trabajos.
Nos encontramos en el Bar Te Diré, próximo a la Casa de Hermandad y en pleno corazón del barrio. El Tedi no es un bar cofrade ni mucho menos, pero si es un bar de costaleros. Y es un bar de costaleros proque es un bar de trabajadores, de gente llana, de amigos y de familias enteras que aquí se ponen de pescaito hasta las manillas. Camareros personalísimos, buen trato y mucha categoría en los fogones.
Porque es un bar de trabajadores allí nos reunimos antes y después de nuestros ensayos, igualás, reuniones, .....
Porqué es un bar de gente llana allí nos reunimos los anónimos, los que sabemos que el protagonista el Domingo de Ramos vá encima y todo lo que se haga para su lucimiento es para que unicamente El se luzca. Porque es un bar de amigos allí me cuenta el fijador derecho de sexta que va a ser padre antes de semana santa, un hermano más y alguna lágrima más en la primera levantá. Y porque es un bar de familias enteras aquí junto a las familias del barrio que llenan las mesas, en Cuaresma otra familia se dá cita en el Tedi, mi otra familia, la de la cuadrilla del Huerto, mi gente.

Faltan 335 días para el Domingo de Ramos.

2 comentarios:

Gema dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Quisiera escribir un comentario de esperanza, de optimismo, de que poco queda!; pero no; se ha marchado. Se ha marchado la semana grande. Se ha marchado la semana que desde hace no mucho tiempo vivo plenamente todo el año.

Esa plenitud, me he dado cuenta de que no es buena, ya que cuanto mas quieres las cosas, más tardan en llegar y mas pronto en irse.

Y con ella, este año, se han ido muchas ilusiones. Ilusiones puestas desde mucho antes de que muchos pensarán en nuestra semana. Ilusiones que me comia con castañas. Ilusiones que poco a poco iban apagandose con el ascenso de los que dicen ser amantes de esto. Amantes de Domingo de Ramos y amantes del costal mal llevado, amantes del ruido y de las pocas nueces, amantes de la alcachofa y del golpe en el pecho. Amantes que tiran por tierra el tiempo de espera.

Este año, es un año, de verlas venir, de compartir, pero con muy pocos. Por que pocos son los que quedan y son muchos los que se van.

A mi se me han ido dos y a ti???

Por los locos de las converse.
Para que el año que viene nos hagamos la misma foto, al menos los mismos y con la misma alegria.